lunes, 8 de octubre de 2007

El Por Qué del Tuppersex

“No debes masturbarte”, “No pierdas tu virginidad hasta que encuentres al hombre adecuado”… Y ¿Cómo se yo si es el adecuado o no? ¿Por qué no debo masturbarme si me hace sentirme bien y me relaja?

La sociedad nos ha inculcado unos valores excesivamente conservadores en torno al sexo, principalmente a nosotras, las mujeres. Cuando un hombre dejaba de ser virgen se le daba una palmadita en la espalda, a nosotras se nos tachaba de “ligeras de cascos”.

Y las mujeres éramos peores que los hombres “Ojo con Isthar, es muy abierta” Comentó en una ocasión una de mis “mejores amigas” a uno de mis amantes. Sin embargo olvido mencionarme a mí que aquel caballero en cuestión estaba comprometido. Afortunadamente el chico, más abierto de mente que mi “amiga”, sabía lo que quería y, según me confesó años más tarde, le contestó que de eso se trataba.

Los tiempos van cambiando y el sexo se va normalizando. Las mujeres estamos aceptando nuestra sexualidad, nuestros deseos y nuestro derecho a disfrutar de los placeres carnales. Hemos pasado de apenas mencionar el sexo en nuestras conversaciones a comentarlo abiertamente pero… no nacemos enseñadas y a veces es recomendable ayudarnos unas a otras. Y es en este contexto en el que surgen las reuniones Tuppersex.



Los juguetes sexuales han evolucionado mucho en los últimos tiempos, muchas mujeres nos hemos convertido en consumidoras habituales y otras muchas no lo son exclusivamente por desconocimiento.
Una reunión tuppersex es una excusa para dedicarnos unas horas a nosotras mismas, es una terapia de grupo, una forma de quitar prejuicios y enriquecer nuestra vida sexual.

1 comentario:

Carlos dijo...

Sí, me encanta jugar ;) y me gustan los juguetes. Creo que ya lo he dicho pero no me importa repetirlo una y otra vez, tanto como que no me cansaría nunca de jugar.